Los científicos de las Naciones Unidas afirman que criar animales para la resolver la alimentación de la creciente población humana del planeta es «una de las principales causas de los problemas ambientales más acuciantes del mundo, incluido el calentamiento global, la degradación de la tierra, la contaminación del aire y el agua, y la pérdida de biodiversidad».

Ya sea por conciencia medioambiental, por consideración con el bienestar animal y también por salud o intolerancias alimentarias, lo cierto es que la preferencia de los consumidores por los productos no cárnicos o de origen animal, libres de lácteos y veganos siguen expandiéndose, especialmente entre los consumidores más jóvenes.

Cada vez mayor número de consumidores se deciden por una alimentación vegana, vegetariana o al menos por el consumo de menos carne roja y productos muy procesados, como en esta sociedad de titulares, cada categoría tiene que ser etiquetada con un nombre, a estos últimos se les llama ‘flexitarianos’, dan preferencia a los productos vegetales y consumen ocasionalmente carne y pescado. En este contexto, el estudio ‘The Green Revolution’, elaborado por Lantern, ha apuntado que el 7,9% de los españoles se considera flexitariano, el 1,5% vegetariano y el 0,5% vegano, estas tres categorías han crecido un 27% desde 2017 a 2019. http://www.lantern.es/papers/the-green-revolution-2019

La industria está creciendo para dar servicio a este mercado, con gran capacidad innovativa, se desarrollan científicamente nuevos sabores no lácteos que ofrecen sabor lácteo, o no cárnicos que ofrecen sabor a carne. Se imitan la intensidad y la textura, se enmascaran las notas desagradables amargas de las proteínas vegetales.

Desde asociaciones sin ánimo de lucro o entes gubernamentales relacionados con la sanidad se apoya y da difusión a esta tendencia.

En Estados Unidos, ‘Plant base Foods’ https://plantbasedfoods.org/about/ es una organización sin ánimo de lucro cuya misión es ayudar a que la industria de alimentos de origen vegetal tenga éxito y prospere. Lo hace mediante acciones educativas, relaciones públicas y divulgación en los medios para aumentar la visibilidad de los alimentos de origen vegetal y aumentar la aceptación del consumidor.

Del mismo modo, ‘The Good Food Institute’ https://www.gfi.org/ promociona ‘una alimentación donde los productos más asequibles y deliciosos también sean buenos para nuestros cuerpos y para el planeta’, entre otras cosas apoyan a científicos y biotecnólogos en investigaciones emergentes que sean capaces de producir nuevos alimentos sostenibles medioambientalmente como la ‘carne cultivada’(1) Los resultados de estas investigaciones están lejos de poderse llevar de manera rentable al mercado, pero parecen lo suficientemente prometedores como para recibir fuertes inversiones.

Por último, Proveg https://proveg.com/es/ es una organización parecida de ámbito europeo que junto con ‘the Good food institute’ y otras organizaciones 31 organizaciones en 21 países, participan en el proyecto ‘the Smart protein’ que tiene como objetivo producir una gama completamente nueva de alimentos sostenibles, nutritivos y rentables que sean ricos en proteínas. (2)

 (1)«Satisfacer las necesidades de la industria cárnica basada en células» en la edición de octubre de 2019 de la revista Chemical Engineering Process Magazine. https://www.aiche.org/resources/publications/cep/2019/october/meeting-needs-cell-based-meat-industry

(2) https://www.gfi.org/blog-smart-protein

Ante esta situación, anticipándose a la caída del consumo de procesados cárnicos, muchas marcas de este sector optan por unirse a la tendencia y acelerar el desarrollo de sustitutos cárnicos. En el mercado español, mencionamos embutidos veggies en ‘Noel’; lonchas vegetarianas, pizzas y salchichas en ‘Campofrío’; hamburguesas veganas en ‘Carpisa Foods’, un proveedor de referencia de hamburguesas de vacuno para el sector Horeca (Hoteles, restaurantes y Cafés), etc.

Hay numerosos ejemplos de viejas marcas y gamas de producto que se renuevan con un halo de ‘orgánico y mejor para tu salud’. Por mencionar solo algunos ejemplos, la gama Simply de Doritos, con apellido ‘orgánico’ promete elaborarse sin colorantes ni sabores añadidos; también Hellman’s tiene una línea de mayonesa orgánica, elaborada con huevos de ‘gallinas felices’ y envasada en plásticos reciclables.

Naturalmente, toda esta investigación en alimentos e ingredientes se complementa en la cocina con la innovación en recetas apetecibles y se traslada a la restauración organizada. En los últimos dos años muchas cadenas han adaptado sus cartas para satisfacer la demanda de nuevas opciones más vegetales. Vips, Foster’s Hollywood, KFC, TGB y Goiko Grill, por ejemplo, cuentan con opciones veggies. Otras cadenas han nacido y se están desarrollando con el auge de esta tendencia, ‘green vita’, ‘aloha poké’ y otras marcas basadas en este plato hawaiano.

Photo by: Min An / Photo by: Samantha Hurley

 

Pin It on Pinterest

Share This